Escritura automática 4*

Vicios

Por Óscar Santana Terán |6o. de comunicación sabatino

En la ciudad y todos lo conocían como El chico guitarra. Se llamaba Javier, y tenía una extraña manía con su instrumento. No podía dejarlo nunca. guitarritaParecía que estaban fusionados, que eran un solo cuerpo.

Pocas personas cruzaban palabra con Javier, y no que hubiera problema alguno con él. Su único amigo era Matías.

La de Matías era una historia diferente. Aprendió malo hábitos desde muy pequeño. Era huérfano y alcohólico. Desde los diez años dejó la escuela y comenzó a trabajar en un taller mecánico. Ahí probó por primera vez marihuana y cocaína.

Pronto, muy pronto, Javier no tendría más amigos.

_________________________

*Texto resultante de un ejercicio aplicando el concepto de escritura automática de André Bretón, líder del surrealismo, durante la clase Literatura II impartida por Juan Pablo Picazo en el cuatrimestre 16-2.

Escritura automática 3*

Cruel vida mía

Por Mónica Pérez Covarrubias | 6o. comunicación sabatino

cruelVida mía,
tan cruel y hermosa,
haces de mí, tu juego favorito,

Creas universos
que me abruman,
envuelves mi dolor
con tus undosos
mantos de placer.

Las desgracias
y errores me ríes
un día lamentarás
haberme provocado.

Y verme superar
tus obstáculos
con vasta fortaleza,
te anegará con lágrimas
mientras miras mi sonrisa.

Cruel, vida mía,
La que para ti
solo era el juego del fracaso,
será al fin
mi sonriente victoria.

_________________________

*Texto resultante de un ejercicio aplicando el concepto de escritura automática de André Bretón, líder del surrealismo, durante la clase Literatura II impartida por Juan Pablo Picazo en el cuatrimestre 16-2.

Escritura automática 2*

Aves

Por Miguel Bruno | Comunicación 6o. sabatino

Mi vista perdida está en el cielo,
las aves el vuelo emprenden,
loco debo estar al hablar en plural,
pues no veo más que una sola ave.pajaro

El hombre día a día
hace todo lo posible
Para disminuir su número.
smog, ruido, deforestación
las alejan de mi vista.

Recuerdo de mi infancia:
cables de luz,
tapizados con el hermoso espectáculo
de decenas de
aves reposando.

Aún recuerdo lo acogedor que era,
lo natural y perfecto de aquello.

La ciudad es una esfera
de oportunidades, dicen.
Una esfera de desgracia natural.
Quisiera haber nacido en el siglo XIV.

_____________________________________

*Texto resultante de un ejercicio aplicando el concepto de escritura automática de André Bretón, líder del surrealismo, durante la clase Literatura II impartida por Juan Pablo Picazo en el cuatrimestre 16-2.

Escritura automática 1*

Gracias por volver papá

Por Andrea Rosete | Comunicación 6o. sabatino

Entonces se encontraron ahí, después de tantos años sin saber uno del otro, más maduros y vividos… Comenzaron a platicar, a contarse de sus vidas y sus logros, recordaron aquellos buenos momentos compartidos. Se dieron cuenta que sin querer, de que ambos estuvieron al borde de la muerte, que la vida les dio una nueva oportunidad para reivindicarse y hacer lo que fuera mejor para sus vidas.

Transcurrió la tarde y él la invitó a su casa con su nueva familia, ella accedió aunque temerosa por la reacción que pudiesen tener al verla… Llegaron a casa de él y hubo un pequeño pero abrumador silencio.

___________________________________________

*Texto resultante de un ejercicio aplicando el concepto de escritura automática de André Bretón, líder del surrealismo, durante la clase Literatura II impartida por Juan Pablo Picazo en el cuatrimestre 16-2

Periodismo el mejor oficio del mundo*

Por Karla Nereyda Díaz Domínguez | 8o. semestre de comunicación

Untitled design(5)Periodismo: un oficio, una profesión, un mundo; un mar en el cual puedes navegar libremente de a un ritmo acelerado para la recolección de datos, la selección cuidadosa de una estructura que puede ser capaz de enamorar tus ojos en cada letra, en en cada línea, en cada párrafo o incluso con un encabezado.

Un verdadero ritual, casi un arte.

Correr. Correr con tanta fuerza e intensidad que de ser tan brutal asusta, asusta porque no conocías esa habilidad, hasta que atraviesas por esa situación y puedes percibir los poderes que despierta el periodismo en tu cuerpo, kilómetros y más kilómetros convertidos en un maratón de estrés para llegar a una cita en la hora establecida, ser puntual a toda costa así te encuentres del otro lado de la ciudad, a pesar de las inclemencias el tiempo, sin importar las barreras, el tráfico, las multitudes, sentir que tus pasos se vuelven cada vez más forzados, que el cansancio manda un mensaje a tu cerebro para parar, para descansar un momento, que dejas de sentir tus piernas, como si caminaras más por inercia que por la misma conciencia…

¿Y la cabeza? la cabeza llena de ideas como un chubasco, una tormenta, un terremoto que sacude y pelea, como si tu cabeza fuera una parte de tu cuerpo que trabajara individualmente, totalmente sola y fuera de él, con una molestia punzante que aumenta su nivel, su intensidad, como si estuviera a punto de estallar, descubrir que tu espalda se entume por cargar miles de cosas útiles para culminar tu labor, cámaras, estabilizadores, grabadoras, micrófonos, libretas, para que no se escape ni el más mínimo detalle, sentir una verdadera dosis de adrenalina recorrer tu cuerpo, dejarte sorprender por escalofríos que incitan a que tu piel se erice y poco a poco regrese a su normalidad, llegar a la cita, sentir calma al ver tu objetivo, tu meta casi alcanzada, hablar, preguntar, hacer bien lo que pensaste que harías muy mal, convertir los nervios, la incertidumbre y la preocupación en algo más, en una verdadera arma, la cual logra su objetivo.

DSCN2251Como el café cuando se bebe y se aprisiona en el cuerpo, ejerciendo un efecto reconfortante, rejuvenecedor y placentero, tan exquisito e increíble que resulta difícil de creer.

¿Pareciera que todo lo difícil ha terminado? No, no es así, lo difícil comienza cuando te das cuenta de las verdaderas joyas de información que tienes en tu poder, todo el material te resulta importante, nada deseas que quede fuera de la redacción, de tu escrito, hasta el detalle más pequeño te resulta importante y debe de ser incluido… lo lees, lo relees y en cada mirada, una nueva corrección sale, lo miras de lejos ya no leyéndolo, si no apreciando el grandioso limbo que tienes frente a tus ojos.

Descubres a tu amor, tu despreciable y admirable amor, ¿tu pasión? Tu todo.

Algo que te sacude, que no te deja dormir, y que cuando por fin lo logras, en tu misma victoria sale cantando y bailando para ti, como burlándose del logro, como estancándose en ti como un lago que ya no tiene un escape, que llega a un lugar para quedarse, así, un amor que difícilmente se aparta de tu lado, que difícilmente seca las paredes de tu alma, de tus manos… de tus dedos al escribir.

Es en pocas palabras esto lo que para mí es el periodismo, tal vez un poco romántico, melancólico, ridículo, o para algunos otros profundo, sin embargo dejando de lado el sentimentalismo, y mi estilo, me gustaría destacar algunos puntos que yo misma apoyo y algunos otros en los cuales difiero con el periodista y escritor colombiano Gabriel García Márquez.

Me gustaría iniciar por algo que merece el punto cumbre en la escala de gran importancia.

“…La misma práctica del oficio imponía la necesidad de formarse una base cultural, y el mismo ambiente de trabajo se encargaba de fomentarla. La lectura era una adicción laboral. Los autodidactas suelen ser ávidos y rápidos, y los de aquellos tiempos lo fuimos de sobra para seguir abriéndole paso en la vida al mejor oficio del mundo…”

Es increíble que en la actualidad nosotros, los jóvenes, el futuro de México, de la sociedad, camine por la vida sin tener base cultural, sin importar su educación, la carrera, sus creencias, creo que es de gran importancia y algo fundamental que se inculque en la sociedad un buen hábito, y el más lindo que alguien puede tener es la lectura, ya nadie quiere leer, el leer en ocasiones hasta los maestros lo aplican como una manera antigua, un castigo, un instrumento de tortura, dejando pasar, todo lo que con una lectura podemos descubrir, analizar.

Un comentario en el que si difiero es la forma en que Garcia Márquez denomina Ciencias de la comunicación, como si esta variación del periodismo hubiera desvirtuado completamente el significado de este.

“…Pero en su expansión se llevaron de calle hasta el nombre humilde que tuvo el oficio desde sus orígenes en el siglo XV, y ahora no se llama periodismo sino Ciencias de la Comunicación o Comunicación Social. El resultado, en general, no es alentador. Los muchachos que salen ilusionados de las academias, con la vida por delante, parecen desvinculados de la realidad y de sus problemas vitales, y prima un afán de protagonismo sobre la vocación y las aptitudes congénitas. Y en especial sobre las dos condiciones más importantes: la creatividad y la práctica…”

Bien es cierto que al terminar una carrera de nivel superior, los jóvenes pueden sentirse tan grandes como el mundo, la mayoría de las veces dejando pasar el proceso que aún no inicia, para llegar hasta la cima, hasta el punto mágico y emblemático, el máximo, pareciera que tocan el cielo sin poder volar, y en ese punto concuerdo, se encuentran desvinculados de la realidad, por falta de creatividad y práctica, y no solo de eso, puesto que si los jóvenes mostraran el interés de ser periodistas, su convicción de practicar, explorar y seguir preparándose no se quedaría trunca, al contrario se reforzaría a un nivel increíble, el cual los dejaría preparados para su mundo real, el exterior.

“…Algunos, conscientes de sus deficiencias, se sienten defraudados por la escuela y no les tiembla la voz para culpar a sus maestros de no haberles inculcado las virtudes que ahora les reclaman, y en especial la curiosidad por la vida…”

En mi universidad constantemente logro escuchar cosas como estas, como si los mismos estudiantes estuvieran inseguros de lo que aprendieron durante su estancia en la universidad, como si las pruebas o la vida real les asustaran tanto que un escudo con el cual logran culpar a cualquier docente con facilidad, les redujeran su carga, su desinterés, su propia inestabilidad.

Sin embargo ese no es el único problema con la sociedad actual de jóvenes que terminan un ciclo para iniciar uno nuevo, incluso los periodistas viejos, los antiguos, desvirtuaron el oficio, la falta de constancia, de práctica, de tiempo de constante trabajo y dedicación y reflexión ¿por culpa de la demanda? Tal vez, eso o el querer producir en serie, sin estrés, sin contenido, enriquecedor para el lector.

“…Creo que es la prisa y la restricción del espacio lo que ha minimizado el reportaje, que siempre tuvimos como el género estrella, pero que es también el que requiere más tiempo, más investigación, más reflexión, y un dominio certero del arte de escribir. Es en realidad la reconstitución minuciosa y verídica del hecho. Es decir: la noticia completa, tal como sucedió en la realidad, para que el lector la conozca como si hubiera estado en el lugar de los hechos…”

¿Y entonces para quien escriben? En ocasiones creo que la práctica del periodismo para algunos se vuelve tan rutinaria que solo esperan la hora para entregar sus contenidos, terminados desde horas atrás, equívocos, escasos de información, con el fin de lograrlo en un lapso menor, sin el mayor esfuerzo, sin un desgaste innecesario de energía.

Y el último punto pero menos importante el de la seguridad, el de la falta de credibilidad por todos los nexos y fuentes ajenas a una redacción e incluso por la misma sociedad, un periodista ya no es un investigador, es acusado como un personaje que disfraza o embellece la realidad, los acontecimientos.

“…El empleo desaforado de comillas en declaraciones falsas o ciertas permite equívocos inocentes o deliberados, manipulaciones malignas y tergiversaciones venenosas que le dan a la noticia la magnitud de un arma mortal. Las citas de fuentes que merecen entero crédito, de personas generalmente bien informadas o de altos funcionarios que pidieron no revelar su nombre, o de observadores que todo lo saben y que nadie ve, amparan toda clase de agravios impunes…”

¿y cuando se tiene la verdad? Es mejor no querer tenerla las fuentes se esconden, las desaparecen, loe buenos periodistas huyen de políticos, de narcotraficantes… ¿su error? Querer llegar hasta el límite, investigar tan profundo que puede incomodar a los altos mandos, los grandes rangos.

¿Y el periodismo? ¿Quién se lo robó? ¿Quién lo acorraló y lo aniquiló? ¿En qué momento el hombre dejó de sentirse vivo? ¿En qué momento decidió dejar morir sus pasiones, sus objetivos, sus prioridades?

Es duro poder comparar una profesión así, ver como con el tiempo se desgastó una apreciable reliquia, como los templos mayores de nuestras culturas antiguas, magníficos, increíbles, pero que con cada empeoramiento del clima, con cada decisión o capricho humano desaparecen poco a poco del mapa, del recuerdo de las personas.

Indudablemente creo que no solo el periodismo en la antigüedad era mejor, creo que así como esta profesión existen muchas otras que han olvidado sus principales obligaciones con la sociedad, que dejan de ser humanos para ser vividores, explotadores de los recursos no solo materiales también humanos.

¿y que logran? Vivir por vivir, disfrutar el momento, sin poder hacerlo, pues en su equivoca concepción de la realidad olvidan algunas cosas de suma importancia, logrando una homogénea inestabilidad, no solo personal, si no social, económica, familiar, confundiendo los verdaderos placeres de la vida, con caprichos momentáneos, que solo incitan a consumir, tirar y estar sumergidos en un ciclo que jamás terminará.

_______________________

* Artículo escrito para la materia Taller de periodismo II, impartida durante el semestre 16-1 por el profesor Juan Pablo Picazo. Este texto constituye una reflexión libre de la autora tras la lectura de un discurso del mismo nombre pronunciado por Gabriel García Márquez ante la Sociedad Interamericana de prensa el 7 de octubre de 1996.

Hablemos de cine…

Desde Pepe el Toro hasta Billy Hope, pasando por Rocky, Toro Salvaje y Ali

Por RODO

El trabajo actoral de Jake Gyllenhaal en la película La revancha (Southpaw en inglés) puede fàcilmente calificarse como impresionante debido a la profundidad y la riqueza que proporciona en conjunto. Pero… ¿y quién diablos es Gyllenhaal?
Hagamos un poco de memoria, ¿recuerdas la peli… Secreto en la Montaña, ganadora de tres premios Óscar? Si, la misma que nos mostró el amor entre dos jóvenes vaqueros que se conocen y se enamoran durante el verano de 1963 mientras trabajan en el pastoreo de ovejas y en la cual el actor que nos ocupa trabajó nada menos que con Heath Ledger, para entonces el aún futuro joker de El caballero de la noche asciende.
Ese mismo Jake Gyllenhaal se pone en manos del director Antoine Fuqua (Días de entrenamiento) y realiza otro trabajo que me parece espectacular ¿por qué me lo parece? Veamos: 20150812102252_122no es nada fácil hacer una peli sobre Boxeo que nos haga olvidar o realizar las odiosas comparaciones con otras como Toro Salvaje (Raging Bull) Ali y Rocky, todas buenas cintas taquilleras.
Sin embargo Jake nos envuelve en un remolino de emociones al interpretar al campeón de peso mediano Billy “The Great” Hope, un boxeador invicto, lleno de dinero, fama y un matrimonio a prueba de todo con la que fue su novia de la infancia Maureen (Rachel McAdams) y su hija Leila (Oona Laurence) quien tiene 10 años. Tenía todo en la vida, qué más le podría faltar?, Sip, tienes razón vivir el lado opuesto de la moneda, Seguro pensarás….¡Diablos! Yo siempre estoy de este lado.
El drama: su esposa sufre un accidente y muere. Ella era la que mandaba y tomaba las decisiones realmente importantes, desde que ambos se conocieron en una casa-hogar del gobierno. Obvio, él se desestabiliza emocionalmente, ocasiona una serie de disturbios, se va a la ruina, los “amigos” lo abandonan, y pierde la custodia de su hija.
La dirección de Fuqua y el trabajo actoral de Jake Glyenhaal; quien logra transmitir el sufrimiento y las emociones al límite de la locura que acosan a Billy “The Great” Hope, nos hacen olvidar el guión de Sutter que a mi parecer se queda corto.
Glyenhaal nos inspira una fuerte compasión colectiva, y es justo ahí, cuando ya no puede irle peor, que conoce a un viejo entrenador de boxeadores principiantes interpretado por otro grande y ganador del Óscar: Forest Whitaker (El último rey de Escocia). Quien le da un trabajo de encargado de limpieza del viejo gimnasio y le permite entrenar ahí, de nuevo el cliché, pues a partir de ahí resurge como el ave fénix, como quien dice cambia el chip e inicia la reconstrucción de su vida con miras a recuperar a su hija.
El trabajo actoral se ve reflejado en cada escena de la película, la forma de entrenar, el sudor, los golpes que recibe durante los entrenamientos y en las peleas aunado al equipo que fue contratado para ello y quienes hicieron la filmación lo más real posible, se aventaron rounds completos, muchos de los golpes fueron reales, la sangre era de verdad, Jake no utilizó dobles para estas escenas. Por cierto tienen apariciones el boxeador Víctor Ortiz y el afamado presentador norteamericano Jimmy Lennon Jr. Conocido por su emblemático grito “It´s Showtime”, y que a mí me recuerda mucho las peleas de Julio Cesar Chávez.
Obvio, para aguantar esa carga de trabajo y presentar ese físico, Glyenhaal entrenó durante cinco meses de acondicionamiento físico y gimnasio; para la parte del arte del boxeo, Jake se inspiró en el puertorriqueño Miguel Cotto (Próximo rival del Canelo Álvarez) quien le enseñó algunos trucos.
No dudamos que Jake Gyllenhaal esté en la lista de los nominados de los diferentes premios el próximo año. ¡Ah! Y por si estabas con el pendiente, este papel lo iba a realizar originalmente Eminem, pero lo rechazó y creo que fue lo mejor que pudo haber sucedido.

Discurso sobre la dependencia emocional en el noviazgo*

Por Aylin Valdez Márquez | 3er. Semestre de comunicación, sistema escolarizado

…siento tal nostalgia por ti, ángel amado, que no puedo describirla,

estoy melancólico y triste, quisiera llorar como un niño

y me siento inútil, solo y abandonado.
Maximiliano.

En esta ocasión les hablaré sobre la dependencia emocional en el noviazgo, con el objetivo de lograr un auto conocimiento para establecer una relación de pareja saludable. Fortalecer la idea de que las relaciones de pareja deben estar basadas en la igualdad, el respeto, la confianza y la comunicación. Y que nuestros derechos no se anulan en el momento en que establecemos una relación de pareja.

La dependencia emocional, se desarrolla en relaciones de pareja que se sustentan en la inestabilidad y la desigualdad y es que, uno de los miembros se siente subordinado al otro. El resultado de esa unión sentimental es que el dependiente tenga baja autoestima, se sienta menospreciado y además idealice al otro miembro. No es capaz de terminar la relación porque tiene miedo a sentirse solo, porque considera que no va a encontrar a nadie más que lo quiera y porque carece por completo, o en parte, de habilidades sociales.

Además de todo ello quien sufre la dependencia emocional se identifica porque siempre tiene necesidad de agradar, renuncia a ser él mismo, tiene constante necesidad de atención y cariño, se aísla del resto del mundo al considerar que solo quiere estar con su pareja. “No puedo vivir sin ti” es una frase habitual entre enamorados. Estar enganchado a una persona o a un hábito consume energía, libertad y salud mental. Ese vínculo obsesivo implica angustia, miedo a perder el objeto de deseo y poca capacidad de disfrute ante la vida. ¿Cómo identificar esta dependencia emocional? La persona se aferra obsesivamente a su pareja de la cual depende, demuestra conductas tales como llamar o mandar mensajes en todo momento, su tema favorito de conversación siempre será su pareja.

FSCN8806Se hace tan grande este afecto que incluso que demuestran menosprecio grave, deterioro manifiesto de la relación e incluso malos tratos, tanto psíquicos como físicos. La ruptura ni siquiera se toma en cuenta. Cuando se llega a este grado la persona realmente no quiere a su pareja, la necesita.
Para no caer en esta dependencia emocional debemos aprender a sobrevivir sin lo que creamos que aporta sentido a nuestra existencia. Saber perder es importante para no toparse con la realidad y sufrir en exceso, aceptar que nada es para siempre. “Las cosas cambian, se esfuman y se pierden”, comenta Walter Riso, psicólogo clínico y autor de “Despegarse sin anestesia”.

Para el ser humano es difícil reconocer que tiene un problema, sin embargo, es el primer paso para romper con las barreras que nos privan de la felicidad, y una vez que lo aceptes debes hacer un listado de cosas que te perjudican y has hecho por amor o cariño. Refuerza tu autoestima, hay muchas opciones para hacerlo. No tengas miedo, al final todos tenemos problemas, no son grandes ni pequeños, solo problemas. Como dijo Sidartha Gautama Buda: “Tú mismo, al igual que cualquier otra persona en el universo, te mereces tu propio amor y afecto”.

*Discurso presentado por la autora como examen final en la materia Taller de lectura y redacción II, impartida en el semestre 15-2 por la profesora Gabriela Tapia Vega.

Sobre la importancia de ser un pirata

Por Mishelle Barrera Badillo | 5o. semestre de Comunicación sabatino

Justino, un cantante de regadera y habitante de una pequeña ciudad, se ha dedicado a cantar y tocar la guitarra en el transporte público por años, no siempre ganaba mucho dinero pero hacía lo que le gustaba; en ocasiones recibía monedas que no tenían valor como dinero, posFreddy Von Rush | Diseño gréfico sabatinoeían grabados artesanales y aunque no podía comprar comida o pagar el alquiler con ellas, las guardaba en un jarrón de vidrio azul. Ahí almacenaba también el efectivo de menor denominación, y cuando lo consideraba necesario las separaba y las cambiaba en la panadería de doña Rosita.

Justino vivía solo, no tenía hijos pero su hermana Adela ocasionalmente lo visitaba en compañía de su hijo Sebastián. El pequeño de siete años se divertía mucho con Justino, además de haber entablado amistades con los vecinos del cantante; uno de ellos era Hugo, un hombre gruñón y de cejas pobladas, tanto que no era posible saber a ciencia cierta el color de sus ojos.

Un sábado por la tarde -día en el que descasaba Justino-, compartía un mezcal con Hugo, el cual notó que el jarrón azul estaba bastante lleno de metálicos, sacó algunos de la pieza de cristal y los observó detenidamente; saboreó una pieza, la mordió, y no dejaba de preguntarse de dónde podrían provenir aquellas curiosidades. Pese a dudarlo un momento, guardó algunas en el bolsillo izquierdo de su pantalón sin que Justino lo notara. Terminó su ardiente bebida y se retiró.

Días después, Hugo le pidió al cantante las monedas en cuestión, Justino se negó ya que las consideraba inútiles y no comprendía por qué razón su vecino era tan insistente en poseerlas, el cejón se empeñó tanto en tenerlas que terminó por retirarse a patadas de la casa de Justino. El cantante estaba molesto y a la vez intrigado, una vez que cerró la puerta en la cara de Hugo, dio la media vuelta y tomó en sus manos el jarrón, era más pesado de lo que recordaba, se cuestionó si verdaderamente eran cacharros, o se trataban de piezas de mucho valor. Sin pensarlo dos veces tomó un puñado de cambio y se dirigió a la casa de empeño de Artemio.

Minutos después Adela llegó a casa de su hermano, se sorprendió al verla tan desordenada, gritó hacia el interior -¡Justino! Te dejo a Sebas un rato, no me tardo-, le dio a Sebastián su suéter y salió apurada.

Sobre la mesa y casi iluminado por un rayo de sol, el jarrón azul se encontraba en la orilla del mueble, el pequeño lo tomó y aunque casi se le cae, se fue a buscar a sus amigos con el contenedor azul en sus manos.

FreddyVR2Fue una tarde muy divertida para el pequeño, jugó a los piratas, peleó el tesoro sin igual; pero cuando la discusión abandonó la fantasía y las espadas volvieron a ser palos de escoba, decidieron enterrarlo como buenos piratas y regresaron a sus respectivos hogares.

Adela encontró a Sebastián con la ropa sucia, estaba acostado en el sillón marrón de Justino, lo regañó y se lo llevó sin preguntarse si estaba o no su hermano.

El cantante regresó extasiado a su hogar, sabiendo que poseía una fortuna en aquellos pequeños pedazos de metal que creía inservibles, sin embargo no pudo encontrar el jarrón, llamó al cejón de su vecino y aunque los golpes no faltaron, ellos no eran piratas, ni sabrían donde se encontraba el tesoro.