Un ser de hielo

Por Xóchitl Balderas Morales | 2o.semestre de educación sabatino

Soy un cuerpo inmóvil, quieto, callado, semejante  a un cristal. Siento frío aun siendo parte de un glaciar, la naturaleza así me creó, lo comprendo pero no lo acepto, mis lágrimas secas se han convertido en copos de nieve que vuelan con el viento y van acariciando las aguas del mar que pueden viajar tan lejos como deseen, qué envidia de aquellos que conocen.

Mi eterno llanto esta acumulado en mi corazón, petrificado, yerto, silencioso, Sólo se maravilla escuchado….lo que afuera… se dice… lo que mi mente imagina…lo que estas mazmorras permiten detener junto con mi existencia.nieve-1

El viento cuenta de tierras, el sol de los simples placeres,  Pero yo, yo que nunca los he visto, los ansío, Buscando el más remoto recuerdo, de cómo poder escapar, huir, Incluso volar si es necesario.

De pronto una bella figura se acercó desde lo profundo del océano donde la luz no conoce morada, y gobierna el silencio celestial del averno, las sobras indeterminadas deambulan, pernoctan en murmullo y se estrellan en tal universo, esa figura se detuvo frente a mí, pude notar en sus ojos que cambiaron de su expresión alegre por tristeza, adivino por fin algo entendió… mi dolor…

Al momento hizo algo que no comprendí muy bien, al instante acercó sus cálidos labios hacia mi cárcel perpetua y la tocó destruyéndola dulcemente, poco a poco sin dolor alguno, así con el paso del tiempo fue contándome de la vida, de cada experiencia, de todo momento, me empapo de la noción humana; me emancipo de mi enajenación, me resguardo de tanto miedo, y finalmente agradezco  mi existencia; en lo que yo moría en  sus brazos desvaneciéndome entre las aguas del inmenso mar desapareciendo completamente.UAM